martes, 15 de diciembre de 2009

Senderismo y desarrollo rural en Salvaleón.

El senderismo, que surgió como movimiento deportivo y social desde los ámbitos urbanos, ofrece una actividad de ocio en la que se busca el disfrute y el reencuentro con el paisaje y el territorio. Tiene connotaciones ambientales, económicas, culturales y sociales, y favorece el acercamiento a la naturaleza de una forma sostenible y respetuosa. Dado el escenario en el que se realiza, se produce una importante incidencia económica al generar un turismo desestacionalizado que ayuda en la estructuración del territorio y es compatible con los usos tradicionales. Caminar por el gusto de recorrer y descubrir paisajes encuentra cada día más practicantes de todas las edades, prueba de ello son la afluencia de participantes y grupos de senderistas por nuestras tierras en los últimos años.

La actividad senderista es respetuosa con el medio natural. La señalización de senderos bajo los criterios de planificación y gestión de los Espacios Naturales Protegidos constituye un instrumento útil para la ordenación del uso público de los mismos.

En la actualidad, el senderismo forma parte de las estrategias de uso público de los espacios naturales protegidos, de los planes de fomento del turismo y la práctica deportiva en los entornos naturales, tal como lo recogen documentos y estudios a nivel estatal y europeo (el Plan de Acción EUROPARC-España de 2005, el Plan de Impulso del Turismo de Naturaleza de la Secretaria General de Turismo de 2005 y el IV Seminario Europeo Senderismo y Territorio, de 2008).

Cabe destacar algunas aportaciones del senderismo al desarrollo rural de Salvaleón:

  • Recupera el patrimonio viario tradicional, de titularidad mayoritariamente pública, y el patrimonio rural asociado a él, articula los atractivos del entorno y apoya las iniciativas de protección en todos los campos generando sinergias con la red de senderos.
  • Facilita una nueva actividad, creando una oferta que puede ayudar al desarrollo del sector servicios. Estimula la actividad turística impulsando una oferta desestacionalizada e innovadora que se basa en la revalorización de lo autóctono.
  • Distribuye los flujos turísticos en el espacio y el tiempo, siempre que se planifique con las estrategias e instrumentos adecuados.
  • Potencia un modelo de desarrollo sostenible, basado en una actividad que es respetuosa con el medio ambiente y la cultura local, mediante la coordinación entre los gestores del territorio y los agentes socioeconómicos.
  • Promociona la dehesa y las lineas de desarrollo vinculadas a ella, principalmente el consumo de productos ibericos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario